La felicidad es una decisión… y en última instancia siempre depende de ti


1

Generalmente el sentimiento de infelicidad aparece cuando nuestra vida no es como deseamos que sea. En cierto modo es fruto de no estar cumpliendo nuestras expectativas.

Creemos que seremos felices cuando se den una serie de circunstancias que hemos preestablecido en nuestra mente. Y mientras no llegan esas condiciones no nos damos permiso para ser felices. Nos mantenemos esperando en un estado de infelicidad a que las condiciones sean perfectas.

Pero la vida nunca es perfecta. La vida por naturaleza presenta momentos y situaciones agradables y otros que no lo son. De manera que si condicionamos nuestra felicidad a que se den una serie de resultados corremos el riesgo de que la felicidad se nos escape entre las manos mientras pasa el tiempo y no logramos esos resultados.

La felicidad es una opción personal. Uno decide ser feliz a lo largo del camino independientemente de cuales sean los resultados. La felicidad llega cuando uno tiene una sana actitud ante la vida. Cuando se es capaz de poner las cosas en perspectiva. Cuando nos sentimos bendecidos por todo lo que sale bien, y tomamos los desafíos que la vida nos presenta con una sana actitud de superación y desarrollo personal.

La felicidad no es un destino. No es algo que llegará cuando “todas las piezas del puzzle encajen”. Por que con esa filosofía estarás desaprovechando la oportunidad de ser feliz en el único instante que importa, ¡ahora mismo! La felicidad no ha de ser cosa el futuro. Es cosa del presente. Tu puedes elegir ser feliz todos y cada uno de los instantes de tu vida. Pero solo tu puedes tomar esa decisión.

No restrinjas tu felicidad. Olvídate de expectativas utópicas para darte el permiso de ser feliz. Acéptate como eres y simplemente comprométete con un proceso de mejora constante. Disfruta del camino, y si además llegan esos importantes resultados, pues mucho mejor. Con esta filosofía comenzarás a comprender que la auténtica felicidad está en todas partes y en todos los momentos. En cada una de las pequeñas cosas de la vida. En el simple hecho de estar vivos. En la sonrisa de un niño. En las maravillas que la naturaleza nos ofrece. En nuestra capacidad de cambiar y mejorar. En la posibilidad de poner nuestro esfuerzo para hacer de este mundo un mejor lugar. En tantas y tantas cosas…

A fin de cuentas si le preguntásemos a cualquier persona cual es su último objetivo en la vida, todas responderían al final lo mismo: “Mi objetivo último es ser feliz”.

Así pues, ahí tienes la decisión más importante que vas a tener que tomar en tu vida. Decidir conscientemente que QUIERES ser feliz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s