Portátiles Sony con Chrome

La compañía japonesa Sony acaba de firmar un acuerdo con el gigante de Internet que trae consigo la integración del navegador de Google en todos los portátiles Sony, inicialmente en fase de prueba, sólo para Estados Unidos. Según parece, todos los equipos Vaio vendidos en el país norteamericano integrarán el navegador Chrome de serie y como navegador predeterminado. Dicho acuerdo, cuyos detalles económicos no han sido revelados, es positivo para ambas compañías y sobre todo para impulsar Chrome.

Tal y como comentan en Financial Times, Google ha firmado un acuerdo de colaboración con Sony para distribuir su navegador Google Chrome. Según parece está en charlas con más fabricantes de equipos portátiles y sobremesas pero, de momento, la única firma sobre la mesa es la de Sony.

Todos los equipos Vaio integrarán Chrome de serie.

El navegador Chrome es bastante popular y pese a ser el más joven en el sector, ya ha superado a opciones más tradicionales como Opera, y mes a mes va creciendo ligeramente. Lo más interesante del navegador de Google es su sencillez y la eficiencia de su motor JavaScript V8, superando con creces a navegadores como Firefox y muy de lejos a Internet Explorer.

Sin embargo, el grado de aceptación como navegador principal es bajo. En palabras de Google, muchos usuarios lo utilizan y muestran su satisfacción pero también críticas sobre la ausencia de características como las extensiones y personalización. Es por ello que Google ya está manos a la obra y en las últimas versiones del canal de desarrolladores ya se pueden instalar temas, y utilizar algunas extensiones. Chrome ha demostrado ser un navegador muy rápido y obliga a mejorar a la competencia. El resultado final caerá por su propio peso.

Opera 10 final, disponible

La compañía noruega Opera Software ha anunciado la disponibilidad de la versión final de la nueva edición de su navegador web que llega con importantes mejoras encabezada por una renovada interfaz de usuario y aumento de rendimiento. Opera 10 está disponible gratuitamente en 43 idiomas para plataformas Windows, Linux, Mac, BSD, Solaris, QNX, OS/2 y BeOS. Una gran aplicación, pero que debe luchar contra gigantes como Internet Explorer y Firefox en un momento de competencia bestial en el sector de la navegación web.

Entre las mejoras o nuevas implementaciones anunciadas en las notas de la versión, que se han venido puliendo en una larga etapa de desarrollo, destacan la incorporación de un modo “Turbo”, un sistema de compresión de imágenes diseñado para acelerar el rendimiento del navegador en las conexiones de Internet lentas. También Opera Sync, que permite tener en la nube la colección de marcadores o historial de búsquedas y navegación accesible desde Opera Mini y Mobile.

Una interfaz renovada, las pestañas con miniaturas, el nuevo motor interno o la incorporación en el mismo navegador de un servicio de correo electrónico que permite enviar mensajes de texto a varios números, son otras de las características reseñables, además del amplio cumplimiento de estándares web y del nuevo diseño de la “O” roja, símbolo de identidad de Opera.

Opera 10 está disponible en descarga gratuita (freeware) para plataformas Windows, Mac o Linux en múltiples idiomas incluyendo el español. Un navegador muy apreciado por sus fieles usuarios y que quizá no tenga toda la cuota de mercado que su calidad merece. El tardío paso como software de pago a gratuito y la gran competencia con Internet Explorer, Firefox, Safari o Chrome le han impedido conseguir una mayor presencia en ordenadores, algo que si está consiguiendo en el segmento del smartphone con su versión móvil.

Windows 7 tolerante a fallos

Algunas de las características de Windows 7 quedan bajo el capó y nunca serán tan espectaculares como la nueva barra de tareas o las nuevas funciones Aero. Una de ellas es la pila tolerante a fallos que monitorizará los fallos de las aplicaciones. Se trata de un sistema que es capaz de aplicar soluciones para mitigar los problemas que provocan los cuelgues de ciertas aplicaciones sin que el usuario tenga que intervenir o incluso darse cuenta de lo que está pasando.

Ya tenemos Windows 7 a las puertas y poco a poco se van conociendo los detalles definitivos del sistema. Algunos de ellos no podremos verlos en el escritorio, pero estarán funcionando en el sistema operativo para facilitar nuestro trabajo y ofrecer nuevas funciones. Es el caso del subsistema Fault Tolerant Heap, un componente de Windows que se ocupa de monitorizar el funcionamiento de las aplicaciones y que puede actuar de forma autónoma en caso de fallo.

Este servicio del sistema no requiere intervención por parte del usuario y su objetivo es el de conseguir una mayor estabilidad del sistema al comprobar el funcionamiento de las aplicaciones y tomar decisiones para que puedan recuperarse de un "cuelgue". El subsistema aplica medidas paliativas de aplicación en aplicación que soluciona problemas inmediatos pero también es capaz de prevenir problemas futuros.

En algunos casos los desarrolladores de ciertas aplicaciones tendrán que desactivar eel funcionamiento del FTH para que no interfiera con su funcionamiento, pero en general esta función del sistema hace que cada vez que ejecutamos un programa y éste encuentre problemas, el FTH consigue que el programa pueda funcionar mejor la siguiente vez que se ejecute.

Además la FTH es capaz de detectar si las medidas que ha tomado han sido efectivas para determinada aplicación y en caso de no haber conseguido solucionarlos lo añade a una lista de programas que ignorará en el futuro. El usuario puede reiniciar esa lista de forma manual.